El Calentamiento Psicológico en un Partido de Fútbol

A la hora de jugar un partido de fútbol ningún entrenador se saltaría un calentamiento físico dado que sus principales funciones , entre otras, son:

– preparar al organismo para llevar a cabo una actividad más intensa

– facilitar la estimulación del sistema neuromuscular y la activación de las funciones cardiorrespiratorias

– reducir la posibilidad de padecer  lesiones musculares y/o articulares.

Ahora bien…¿¿y el calentamiento psicológico??

Muchos futbolistas después de los partidos manifiestan haber vivenciado durante el transcurso del mismo sensaciones o emociones negativas como: “me puse nervioso en  varios momentos del partido”, “no podía controlar la situación”, “era un partido poco importante”, “las decisiones del árbitro afectaron a mi juego de manera negativa”, “mandaba el balón justo dónde no era”, “fallé y me vine abajo el resto del partido”, “podría haberme esforzado más”,  “me sentía poco motivado para jugar este partido”, “me sentí muy presionado”, “tenía miedo a perder”, “no tenía confianza en mí mismo”, “me pasé el resto del partido pensando en los errores cometidos”, etc…

El calentamiento psicológico de un partido toma especial relevancia, dado que se dan situaciones muy diversas dependiendo si:

– El rival es muy inferior (a priori): los futbolistas tienen que mentalizarse para asumir una responsabilidad individual que les haga mantener la motivación en el partido.   Reconocer las fortalezas del rival, y cuidar de nuestras debilidades sería una estrategia para activarse.

– El partido es un derby, una final, partido de eliminatoria, play offs: en estas situaciones, normalmente los jugadores llevan ya un “extra de motivación”, por lo que habría que cuidar mucho no aportarse más, dado que podría convertirse en exceso de estrés con consecuencias muy negativas que suelen ir acompañadas de pérdida de autocontrol, expulsiones… El pensamiento se debe encaminar a que estos partidos  son un reto y por ello una oportunidad, no sentirlos como una amenaza, debido a que este tipo de partidos suelen ir asociados a mucha presión.

– El rival es a priori muy superior: el pensamiento iría en la línea de que hay equipos muy difíciles de batir, de que encajen un gol…pero ninguno es invencible, acompañado de destacar nuestras virtudes y resaltar las debilidades o defectos del contrario para invertir esta situación.

En resumen la función del calentamiento psicológico es que los jugadores salgan al terreno de juego en su  nivel óptimo de activación,  dado que influye en:

–  La concentración absoluta en la tarea deportiva: (balón, jugador sin balón, contrarios, portería…)

– El procesamiento de la información

– En la toma de decisiones

– En el nivel de tensión muscular y la coordinación motriz

– Percepción de dominio de la situación: autoconfianza.

Está claro que ninguna disciplina del deporte por muy trabajada que esté,  correlaciona directamente con ganar un partido, pero sí nos aumenta la probabilidad de conseguirlo;  entre estas disciplinas está la psicología deportiva, la gran olvidada en el fútbol de élite.

 

 

 

 

2 comentarios en “El Calentamiento Psicológico en un Partido de Fútbol

  1. Toda la razón. A alto nivel el trabajo específico es preparación mental. A nivel individuo para aportar y no restar y a nivel grupal .. Reforzando con pertenencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>