¡¡Los deberes de los niños…horror!! ¡No ha de ser así!

Acaba de comenzar el nuevo curso escolar, y con ello las tareas que los escolares han de realizar en casa prácticamente a diario.  Los deberes, en muchos hogares, acaban siendo un motivo de conflicto y  no debería ser así.

deberes

 

Lo primero que debemos entender, es que las tareas que manda el profesorado para casa cuentan con unos objetivos, entre los que destaco:

Afianzar los conceptos impartidos en clase.

Crear un hábito de estudio  que va a ser imprescindible para la etapa educativa inmediatamente posterior, (E.S.O.).

Favorecer la autonomía y la responsabilidad.

Por ello, voy a señalar algunas pautas para que llevéis a cabo:

Tener un sitio adecuado para hacer los deberes: procurando que siempre sea el mismo (para que con el tiempo lo asocie con el estudio) , que esté bien iluminado y que allí el niño tenga acceso a todo lo necesario para realizar sus tareas (rotuladores, sacapuntas, diccionarios, reglas…) y así evitar distracciones o que le sirva de excusa para levantarse cada dos por tres. Antes de realizar las tareas, que organice todo el material que va a necesitar para realizarlas. Es clave y de sentido común que, mientras se dedica a sus deberes,  no tenga acceso ni al teléfono ni a la televisión, consolas, música alta, llamadas de teléfono…ni a nada que no tenga que ver con llevar a cabo la tarea.

Fijar una hora determinada: una vez elegida, se debe cumplir. Esto favorecerá a crear hábitos de estudio y disciplina; cuando llegue la hora, tocará hacer los deberes. Lo más recomendable es que sea temprano, después de un rato de ocio tras volver de la escuela. Cuanto más tarde se haga, habrá más cansancio y tendrá menos ganas, en consecuencia, le costará más y es posible que haya más conflictos y prisas, por lo que los resultados no serán buenos.  Es muy importante cumplir el horario, dentro de la flexibilidad como excepción.

No estar encima de los niños al hacer los deberes:  ni mucho menos “hacerles” las tareas, porque pensemos que es difícil, o nos da pena, es un error muy grave. Dejar que los niños realicen sus actividades del modo más independiente posible es una forma de reconocer su autonomía, su inteligencia y su capacidad de hacer las cosas por sí mismos, aunque no salgan perfectas. ¡Están aprendiendo! Tener en cuenta que muchos niños a la hora de enfrentarse a un examen, control…resulta que les sale mal por no saber afrontar solos las tareas escolares.  No aprenderá nada si no piensa por sí mismo y comete sus propios errores.

Ayudar si el niño se atasca con la tarea. La manera, por supuesto, no es hacer la actividad por él, sino darle alguna pista para acercarlo a la solución correcta. Ayudarle a pensar, y que por sí mismo, a través de vuestras preguntas encuentre la respuesta. Los padres podéis hacer sugerencias y dar indicaciones para orientarles, pero el aprendizaje debe estar en manos de los niños.

Revisar los deberes hechos: esto cumple una doble función muy positiva:

     – Por un lado, es la primera vista de corrección. En este sentido y  siempre en primer   lugar, destacad lo positivo, las mejoras que vayáis observando de modo que el niño vea un reconocimiento a su trabajo y lo anime a seguir mejorando. A continuación, se mencionarán los errores cometidos sin reproches, ni connotaciones negativas , sino con el objetivo de guiar hacia el aprendizaje. Si la tarea no sale adelante por las dudas que tiene, recordarle la importancia que tiene preguntar a los profesores.

      –  Y por otro lado, estaréis demostrando interés hacia las actividades del niño, lo que para el menor resulta fundamental por la motivación que representa.

Evitar premios por hacer los deberes. Una cosa es la motivación y otra dar un premio a cambio de que el niño haga sus tareas. Si se hace esto,  se corre el riesgo de que el niño sólo haga los deberes si obtiene un premio a cambio.  Lo más apropiado es que las motivaciones y los incentivos vayan encaminados a su propio aprendizaje.

Hablar de los deberes escolares en términos positivos. La connotación de las palabras es fundamental: no referirse a los deberes con expresiones que lo presentan como un castigo, algo malo o aburrido, dado que los niños los vivirán de esa manera. Por eso  lo adecuado es que, cuando se hable de las tareas, se haga con palabras “buenas”, y siempre en los aspectos positivos que aporta el aprendizaje para   el futuro, lo interesantes que pueden ser los conocimientos, y en todo lo posible, relacionarlos con situaciones cotidianas de la vida.

A cada edad su tiempo:                                                                                                                                  -  De 6 a 8 años: entre 30 y 40 minutos.                                                                                                            – De 8 a 10 años: 50 minutos aproximadamente.                                                                                         – De 10 a 12 años:  Una hora.

Y  por último, a los niños siempre les ha de quedar tiempo para jugar, dado que el juego es una de las principales vías de su propio desarrollo.

 

7 comentarios en “¡¡Los deberes de los niños…horror!! ¡No ha de ser así!

  1. Hoy me he enfrentado de nuevo a los deberes… en plena mudanza, en una mesa auxiliar plegable, loca buscando un sacapuntas y con el niño sentado en la cama… Vamos, no he dado ni una!!! De hecho creo que se ha llevado algún grito, luego un premio, es posible que le haya puesto yo algún acento y nos ha llevado hacerlos una hora y media!!! Vamos, que como ésto no mejore, me quitan el carnet de madre fijo!!!! Mage, vas a tener que esmerarte conmigo!!! Genial post!!!

    1. Jajajaa!! Sólo necesitas un poco de tiempo!! Las mudanzas son muy estresantes!! Date tregua, supermamâ!!!! Y no te juzgues!!!! Sólo quiérete, que eres un amor!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>